POR NUESTRO FUTURO, POR NUESTROS HIJOS, POR NUESTRA COMUNIDAD.  

La historia de las hermanas Chiché, demuestra el impacto de generación a generación, que causa  la implementación de la  metodología organizacional que  AMA comparte con grupos de mujeres en comunidades indígenas, que se reúnen una vez cada semana, en el Valle de Palajunoj, La Cuchilla sector trece, Quetzaltenango.

Elvia Chiché de 19 años de edad, es la hermana menor de tres mujeres, ella fue invitada al grupo de mujeres por su hermana mayor Demecía de 24 años, quien está casada y con la bendición de tener un hijo de dos años, el pequeño Fernando.

Las palabras y el ejemplo de participación de Demecia  en el grupo de mujeres, para Elvia fueron de motivación,  para tener las ganas y la intensión de participar en las actividades que AMA realiza  en su comunidad.

La esperanza de Elvia se  hizo cada vez más grande cuando ella visitó el taller de corte y confección en la ciudad de Quetzaltenango, donde se dio cuenta de la  participación de más de setenta y cinco mujeres que tejían telas típicas, las cuales son entregadas a un equipo de cinco mujeres, quienes elaboran con la telas típicas bolsas, faldas, bajas y diferentes productos terminados y la participación en ferias locales e internacionales.

 

Al principio Elvia pensó que sería muy difícil participar en el taller haciendo productos terminados, porque no sabía usar una máquina de coser, medir ni cortar tela, sin embargo  ella empezó a levantarse más temprano para ayudar a su mamá a hacer el desayuno con el sistema de fuego abierto, tomar el bus de su comunidad para la ciudad por cuarenta minutos, llegar al taller artesanal donde iniciaba haciendo la  limpieza lo más rápido que ella  podía para tener tiempo libre y ser capacitada por Dilma Reyes la coordinadora y maestra  de producción, al año de ser capacitada, Elvia por su talento e interés demostrado es designada como la persona responsable de hacer los cortes de patrones de artículos para la exportación.

Elvia y su hermana mayor Demecia,  continúan su labor en el Centro Artesanal del Proyecto Casa de Diseños Pixan, donde se sienten cómodas  y  felices,  con esperanza para hacer realidad sus sueños, con los ingresos obtenidos ellas pueden apoyar la alimentación de su familia, y la educación de sus cuatro hermanos menores, la hermanas Chiché están agradecidas con la vida por  ser parte de la red de mujeres de AMA.

Al mismo tiempo la madre de Elvia  y sus  dos hermanas mayores, continúan su participación en el grupos de mujeres y son beneficiadas este verano, con su estufa ahorradora de leña gracias al apoyo del grupo voluntarios de AJ Rural Development de EE.UU. Quienes se unieron al proceso de empoderamiento construyendo la estufa y   realizando  actividades de reforestación en las tierras de cada familia.

 

Las hermanas Chiché tienen la intención de continuar su participación en el grupo de mujeres, porque les ha traído a su familia y comunidad muchos beneficios, la salud de toda la familia  está mejorando y sobre todo ellas tienen más tiempo libre para poder educarse y ser mujeres generadoras de cambio en su comunidad.

Please follow and like us:
Comments are closed.