PERDIDA DE AGENCIA EN COMUNIDADES INDIGENAS

La colonización en Guatemala ha formando parte de un proceso histórico de marginación y dependencia  el cual disminuye las capacidades humanas de organización y participación ciudadana,  sistema colonial que prevalece hoy día pretendiendo anular nuestra verdadera capacidad de trabajar en colaboración, por la  creciente cultura de ong´ismo creado por la intervención de organizaciones e iglesias internacionales  dirigidas por extranjeros profesionales aprovechándose de la riqueza cultural  para tomar  experiencia en “Proyectos de Desarrollo Socio Económicos” en comunidades indígenas, que lejos de  organizar y empoderar a la base para tomar participación directa  en la gestión y colaboración para el mejoramiento de ellas mismas en proyectos sostenibles, se quedan marginados como mano de obra barata, observando  cómo las organizaciones compiten entre ellas mismas para proveer servicios disfrazados de sostenibilidad que disminuye la agencia local.  Por ejemplo: La venta directa al mercado de productos y servicios donde se obtiene el mayor margen de  ganancia no es administrada por la base indígena, obteniendo únicamente el  pago “quizás justo” de un servicio o producto creado.

Por otra parte, la  política de gobierno local impulsando un sistema de proveer servicios y productos gratuitos creando una  cultura de dependencia, ineficiencia, deslealtad y corrupción que anula la  participación ciudadana  donde las personas se tendrían que involucrar en la resolución de  problemas comunitarios para crear  verdaderamente un proceso de desarrollo sostenible.

En Asociación de Mujeres del Altiplano A.M.A., creemos firmemente en el fortalecimiento de  capacidades de cada persona para el  aprovechamiento de  oportunidades, transferimos directamente a la base organizada la oportunidad de realizar comercio directo, la responsabilidad de ejecución y coordinación de proyectos sostenibles, bajo nuestra filosofía Indígena “Que Todos se levanten que nadie se quede atrás” como lo dice nuestro libro sagrado Pop Vuh. Vemos nuestro  esfuerzo no como un trabajo,  sino como un llamado a ordenar nuestras vidas con principios y valores éticos, morales y espirituales que  dicta a cada persona la obligación de servir en colaboración y apoyo mutuo entre hermanas de diferentes niveles de educación, clase económica, idioma, raíz, religión y estado civil,  nuestro propósito es el empoderamiento y agencia de nosotras mismas en acción cooperativista.

Como indígenas tenemos  una enseñanza sobre la creación de la milpa, que consiste en un sistema de sembrar maíz, frijol, ayote, chiles y otras plantas juntas en un arriate elevado, este sistema funciona por una relación especial entre las plantas. Como la milpa que es la manifestación del poder de unión, la sinergia creada por la fuerza de atracción permite que cosas mayores puedan ser logradas, por decirlo de otra manera nuestra estrategia  evolucionaría es la cooperación no la competencia.

Please follow and like us:
Comments are closed.