CORRIENDO LA VOZ DE MUJER A MUJER, PARA UNA VIDA CON DIGNIDAD.

La narración de las anécdotas  que  ha vivido  Juana Méndez  de 34 años, en el grupo de mujeres de su comunidad  Espumpuja, San Juan Ostuncalco, Quetzaltenango, levanta el interés y la inquietud de más mujeres en las comunidades vecinas para obtener las oportunidades que las llevan a  lograr una vida con dignidad.

Juana comenta a su prima Amalia Méndez de 20 años: “Después de tener una estufa ahorradora de leña, la salud de mi  familia ha mejorado y he tenido tiempo libre para aprovechar las oportunidades de educación y emprendimiento de negocios que junto a más mujeres hemos  generado. Somos pilotos de nuestro propio destino, en organización y apoyo mutuo seremos agentes de cambio para nuestra comunidad.”

Palabras que resuenan en la mente y corazón de Amalia Méndez, quien  fue invitada por su prima Juana a participar en la asamblea general que AMA realizó en el mes de Febrero de este año, donde ella hace la solicitud formal para ser parte de un grupo de mujeres.

Las palabras textuales  de Amalia fueron: He visitado a mi prima Juana en su comunidad y me gusta como las mujeres se reúnen y unas a otras se apoya, tejen  las bufandas, cuidan los árboles y los jardines de vegetales orgánicos, yo quiero estas oportunidades para mi comunidad en  El Caserío  Belén ubicado al norte y  a 30 minutos de la comunidad de  Espumpuja.

En el mes de  marzo  del presente año, se inicia en el Caserío Belén,  la construcción de 12 estufas  con un grupo de voluntarios de Canadá, en el mes  julio 8 estufas con el apoyo del grupo de voluntarios de St.  Paul Mission y 7 estufas más con el apoyo del grupo de voluntarios de  Oldbridge EE. UU.

El sueño de Amalia se hace realidad formando un grupo de 27 mujeres, que  inician su participación en la metodología organizacional cooperativista que  AMA implementa, a través de sus promotoras sociales, iniciando con  temas de auto estima, derecho electoral, clases de higiene y nutrición.

Vale la pena mencionar que El caserío Belén no tiene escuela, los niños caminan 30 minutos para la comunidad de Chanchinel, donde se encuentra la escuela más cercana, allí las madres de familia comentan los beneficios que obtienen con sus estufas ahorradora de leña y su participación en el grupo de mujeres,  con entusiasmo ellas coordinaron con los maestros de la escuela, padres de familia y voluntarios de Canadá, las primeras clases de Arte Maya  para todos los niños, con el objetivo de crear pensamientos creativos, incentivar el cuidado del medio ambiente, la equidad de género y la participación ciudadana.

Así es, como en la  Comunidad de Chanchinel se ha formado un grupo de 25 mujeres de las cuales 7 yá cuentan con estufas ahorradoras de leña gracias al apoyo del grupo de voluntarios de  Oldbrige EEUU. Y el resto de mujeres esperan con entusiasmo la construcción de sus estufas ahorradoras de leña, mientras participan en su grupo.

En la actualidad los grupo de mujeres  del Caserio Belen y la Comunidad de Chanchinel se reúnen una vez cada semana para recibir sus clases de cocina, charlas de nutrición e higiene, con el apoyo de la Señorita Practicante de la Escuela de Hogar Leslie Vásquez, quien ha desarrollado una programación para los próximos cuatro meses. Y el  apoyo de la Psicóloga Andrea Valdez, en el área de Auto Estima a través de la implementación de terapias narrativas y dinámicas.

Es importante mencionar que  la participación y actitud de servicio de Amalia Méndez, la convierten en una mujer ejemplar, pionera y líder ante sus vecinas, tiene muchas esperanzas y ganas de crecer, continuar  capacitándose en el grupo de mujeres. Además de sentirse agradecida por la construcción de su estufa y la llegada de la metodología organizacional cooperativista a su comunidad y demás vecinos.

Please follow and like us:
Comments are closed.